La Esquina de Hugo , noticias Jueves, 11 junio 2015

¿Qué hay detrás de las polémicas declaraciones de Eguren?

Hugo Coya

Periodista interesado en los silencios ensordecedores

Quien no ha prestado atención debidamente a las recientes declaraciones del congresista Juan Carlos Eguren sobre el aborto, requiere hacerlo con ojos y oídos de observador crítico para conocer lo que, realmente, impulsa a este locuaz político.

No todos los días, los políticos que se oponen al aborto afirman: Las violaciones, y esto es lo terrible, que pueden ser un evento callejero, no generan embarazoo “Es casi imposible que se produzca un embarazo después de una violación eventual, callejera, porque se produce un estado de estrés, un estado de shock en la persona donde obviamente en la mujer no hay ningún tipo de lubricación”.

je

Lapsus brutus.

Gracias a estas últimas declaraciones, Eguren logró su internacionalización. El diario ‘La Tercera’ de Chile, al igual que otros medios en Colombia, México, España y Estados Unidos, solo por citar algunos, han consignado generosamente sus dichos al considerarlos tan relevantes como sorprendentes y que deben ser conocidos por sus audiencias.

Las palabras de Eguren no solo llegaron a Chile, también a Colombia.

Las palabras de Eguren no solo llegaron a Chile, también a Colombia, México, España, Estado Unidos, entre otros.

Desafortunadamente, no se trata de un mero desliz sino una constante en los discursos del parlamentario arequipeño para defender sus ideas, tal como ocurrió en su cerrada defensa en contra de la unión civil para personas del mismo sexo.

Sus pronunciamientos, al parecer, nunca están basados en la realidad actual o la ciencia.  Su lenguaje, más bien, parece destinado a obtener aplausos entre aquellos que poseen cierta nostalgia de la Santa Inquisición o de las épocas donde la religión decidía completamente el rumbo de la vida política, social y hasta económica.

Detrás de su aparentemente bien estructurado discurso, sus palabras apelan a dogmas que condujeron a hechos como la condenación de Galileo por parte de la Iglesia y que remiten, necesariamente, al oscurantismo y al medioevo.

Las motivaciones políticas que le quitan el sueño a Eguren ahora son el aborto, como lo fueron antes las uniones civiles que otorgarían a las personas homosexuales los mismos derechos que a las heterosexuales. Nuevas banderas, viejos argumentos.

Pero Eguren no está solo. La congresista fujimorista Martha Chávez ya había manido el mismo discurso que hoy el representante del PPC esgrime en contra del aborto y el homosexualismo.

¿Por qué políticos con este tipo de ideas encuentran tan buena audiencia en nuestro país?

Foto: ElComercio.pe

Eguren y Chávez. Foto: ElComercio.pe

El profesor de la Universidad de Pennsylvania, Austin Cline, afirma que este tipo de políticos necesita mostrar y demostrar la existencia de algún grupo como una amenaza a fin de mantenerse vigentes.

“Ya no es más socialmente aceptable atacar judíos, los antiguos chivos expiatorios de estos cristianos” y por ello se requiere de identificar a nuevos enemigos: los abortistas, los gais, las feministas y todos aquellos que atentan contra ese orden que los obliga a luchar, como cruzados modernos o postmodernos, contra los infieles, sostiene Cline.

En el mundo en que viven Eguren y Martha Chávez, su lucha es porque el ultra conservadurismo no muera sino porque las ideas siglo XVII permanezcan entre nosotros a fin de que ellos mismos mantengan su espacio bajo el sol, aunque eso constituya seguir ensombreciéndonos a nosotros como nación y como seres humanos.

Hugo Coya

Periodista interesado en los silencios ensordecedores